Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Educación canina: juguetes para perros, caseros e interactivos, que...

Estimula al perro con juguetes interactivos

Educación Canina

Educación canina: juguetes para perros, caseros e interactivos, que...

Por Nuria Sánchez Escribano. Material reciclable que puedes utilizar para fabricar juguetes para tu perro. Pensemos en juguetes hechos por nosotros -caseros-, fáciles de manejar y muy interactivos, que estimulan el sentido del olfato del perro y ayudan a mejor su bienestar. Ahora pensemos también en frases del tipo: ¡deja de oler esa esquina!.. ¡No huelas eso!.. ¡Quita! No me huelas tanto… Seguro que decimos algo parecido a nuestro perro o escuchamos a alguien decírselas al suyo, ¿verdad? Pues bien, es importante que sepamos que los últimos estudios realizados sobre perros y olfato afirman que tan sólo quince minutos de juegos centrados en el olfato equivalen al desgaste mental que supone para ellos una hora de ejercicio físico.

 

 

Nuestro perro no sólo tiene unas necesidades fisiológicas y físicas que se debe cubrir, sino que también tiene unas necesidades mentales que son vitales para que el animal se sienta mucho mejor y la convivencia con su amo sea inmejorable. ¿Y qué podemos hacer nosotros para fomentar precisamente esto? Pues muy fácil: juguetes caseros y interactivos que estimulen su sentido del olfato.

 

 

Olfatear para ellos es un verdadero placer. Podríamos decir que científicamente hablando activa los sistemas neuronales del perro. Su cerebro se pone a funcionar al 100% cuando tiene algo que oler. Si nosotros olemos un guiso de patatas, nuestro perro es capaz de distinguir cada uno de los ingredientes que tiene esa receta.

 

 

 

Cuando un perro se queda ciego es capaz de sobrevivir perfectamente gracias a su olfato. Juguetes con un valor terapéutico importante No hay que esperar a que tu perro presente síntomas de estrés u otro problema de conducta para recurrir a este tipo de estimulación positiva. Juega con él de forma habitual, potencia sus habilidades y el vínculo con tu perro cambiará a mejor. Utilizar juguetes que trabajen su sentido del olfato les ayuda mucho; y si nuestro perro no tiene nada que hacer, se aburre, no se siente valorado dentro de su círculo familiar y comienza a tener respuestas emocionales con altos niveles de estrés, es una alternativa terapéutica muy buena. Además, para realizar estos juegos de olfato, no hace falta gastarte el dinero en juguetes.

 

 

 

Es muy simple. Con un poco de imaginación y maña se pueden hacer auténticas maravillas y al mismo tiempo resultar muy divertido para nosotros. 

 Tres juguetes para perros, caseros y muy interactivos, relacionados con el olfato que seguro van a encantar a tu mascota:

  1. Camiseta esconde-premios. Cogemos una camiseta que ya no utilicemos. La extendemos sobre una superficie plana y cogiendo el cuello de referencia la cortamos dividiéndola en tres partes. Cortamos hasta el cuello sin llegar a separar dichas partes. Una vez cortada, hacemos una trenza con las partes. Dependiendo de la fuerza de nuestro perro la hacemos más o menos apretada. Anudamos la parte final de la trenza y la correspondiente al cuello. Esta trenza nos sirve para jugar al juego del tira-y-afloja y, además, nos permite esconder premios en su interior. Esto es lo que más le gustará a nuestro perro. El olor del premio hará que se concentre en sacarlo y estará entretenido mucho tiempo.

  2. Botella expendedora. Dependiendo del tamaño del animal seleccionaremos una botella más grande o más pequeña. En la parte central de la botella realizamos un agujero que permita que los premios salgan cuando el perro empiece a darle pequeños golpecitos con el morro o la pata. Si el perro es muy activo y tiende a chupar el agujero, nos aseguraremos de que no se corte, forrando esa el agujero con un poco de cinta aislante.

  3. Las cartas. En una habitación extendemos una baraja de cartas que anteriormente hemos doblado ligeramente por la mitad. Una vez extendidas, escondemos premios en algunas de las cartas de manera aleatoria. Dejamos pasar a nuestro perro y le pedimos que busque. Los premios que esconderemos en estos juguetes caseros serán de tamaño pequeño. Además, no deben deshacerse en el interior. Deben salir fácilmente ya que el olor y la falta de resultado-premio pueden crear en el perro una gran frustración.

 

 

Estos juegos son muy recomendados para tratar problemas de conducta en el perro como ansiedad por separación o soledad, altos niveles de estrés o perros mayores . Y todo ello sin gastar un dineral y pasándolo bien. Nuria Sánchez Escribano, es educadora canina en Donacan  

Etiquetas