Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Educación canina: ¿Cómo se saludan los perros?

Entender cómo se relaciona mi perro

Aprendamos de los perros. Vivimos a un ritmo tan acelerado que en nuestra convivencia diaria con nuestros perros se nos escapa muchas peculiaridades que nos harían entender cómo es mi perro y qué es lo que necesita y quiere. Yo diría que nuestros perros tienen numerosas habilidades cognitivas. Es más. En materia de comunicación, nos superan. Si partimos siempre de la idea de un perro"medio", bien socializado, sin fobias muy marcadas, que se adapta a cualquier escenario que se le presente, es un perro del que se puede aprender mucho y disfrutar mucho.

Manual de buenas intenciones

¿Cómo se saludan los perros? La respuesta es muy sencilla: como nosotros, no. Ellos son un completo manual de buenas intenciones. Los perros tantean, estudian, buscan, encuentran, esperan, son progresivos en la comunicación. No son directos. Si no conocen a su nuevo vecino de barrio o compañero de juego en el parque saludan haciendo un rodeo, girando levemente la cabeza, el cuerpo o la mirada.

Dejar desarrollar al perro sus habilidades sociales con los de su especie es fundamental, si quieres una sana convivencia con tu perro

Es importante entender cómo es mi perro y qué quiere y necesita

Son sutiles en las maneras. Muestran sus habilidades, transmiten su buen fin.

 

Partiendo de la base de que todos los perros necesitan relacionarse y que es sano que se relacionen tanto para ellos como para nosotros, pues así nos evitamos luego otros posibles trastornos de conducta en casa como ansiedades por falta de actividad.

Es verdad que, dependiendo de cómo sean y el tipo educación o convivencia que tengan en casa, hay perros con mejores habilidades que otros y que sin ser perro dominante ayudan a otros a integrarse en el grupo o manada. Al inseguro a olisquearse con otros, al

ar su dosis de energía frente a los tímidos o más "viejines" o al poco habilidoso en el saludo a presentarse con los mejores de sus gruñidos y empezar a disfrutar de la compañía. El perro tiene que ser perro. Y la verdad es que ir al parque con tu perro puede convertirse en toda una lección sobre comunicación no verbal. Así que te animo a que la próxima vez que vayas con tu perro, disfrutes viendo a tu perro cómo se relaciona con otros de su especie, cómo establecen sus roles y muestran sus habilidades. Y si no las tiene, dale la oportunidad de que las desarrolle. Busca un buen grupo de perros, bien socializados y a... ¡saludarsee!!!

 Fotos: César del Pozo Díez.

Para aquellos que queráis saber más sobre la comunicación entre perros, os recomiendo el libro de Turid Rugaas: Las señales de calma. Te ayudará mucho a comprender el lenguaje de los perros.

Etiquetas